Cómo conseguir un cambio de hábitos (Parte 1)

Por lo general, lo primero en lo que pensamos a la hora de realizar una recomposición corporal (perder masa grasa y/o ganar masa muscular) es en todas las cosas que debemos dejar a un lado, todos los malos hábitos que tenemos que cambiar.

«¿Te has parado alguna vez a pensar en cambiar hábitos antes de restringir cosas sin sentido?»

Es común ver tanto en redes sociales como en internet en general, como las restricciones tienen un papel fundamental en el éxito o fracaso de una asesoría. Nosotros no podemos estar más en desacuerdo.

Restringir actitudes porque sí se asemeja a ir en un coche cuesta abajo y sin frenos donde el único destino al que se puede llegar es el fracaso y, por ende, la vuelta a la vida llena de malos hábitos, sean cuales fueren.

hábitos alimenticios. Unsplash. Sageraslab.com

Ojo, contexto. Hay deportistas que por el contexto de su deporte, la flexibilidad en la dieta o en la programación de entrenamiento será prácticamente imposible ya que se mueven en un nivel de competición muy alto y en ese contexto todo detalle cuenta.

Ahora, volviendo a un contexto común donde el objetivo es tener un cuerpo saludable fuerte y hábil, no hace falta hablar de restricciones cuando se forma a la persona para que entienda la importancia de llevar ciertos hábitos cotidianos.

No, no somos robots los cuales nos limitamos a ejecutar lo que la televisión o el «fit-influencer» de turno nos aconseja. Como recomendamos en numerosas ocasiones en nuestra cuenta de Instagram (ver aquí), pregunta y entiende la importancia de los hábitos saludables y ahí comenzarás a visualizar una recomposición corporal desde otra perspectiva. Solo de esta forma conseguirás un cambio duradero y habrá un momento en tu vida en el que no te costará salir a caminar, entrenar o nutrirte en condiciones porque ya será parte de tus nuevos hábitos.

Ahora en tu cabeza suena la siguiente pregunta: ¿Cómo adquiero esos hábitos duraderos que me van a llevar a ese cuerpo de operación bikini?

Comienza con hábitos que puedas extender en el tiempo. Algo que caracteriza nuestra asesoría es la flexibilidad (ver aquí), entendemos la realidad que nos rodea y buscamos la forma más llevadera de poder desarrollar una vida saludable dentro de ciertos parámetros recomendados.

hábitos. Unsplash. Sageraslab.com

Esta forma de desarrollar la asesoría hace que la adherencia al programa sea muy alta y, lo más importante, que las personas que confían en nosotros disfruten del proceso.

Al final, cuidar nuestra salud debe de ser un proceso adquirido y entendido, no algo impuesto por un profesional de la salud (médicos, entrenadores…)

Como mencionamos en este post (ver aquí), una de las claves de disfrutar del proceso es la paciencia. Muchas de las personas que confían en nosotros adquiriendo el asesoramiento, comienzan extra-motivadas (como es normal).

En estos casos, nosotros lo que hacemos es lo siguiente:

  • Fijar objetivos realistas a corto y medio plazo
  • Proponer un plan de acción detallando qué es lo que hay que hacer para poder conseguir esos objetivos.
  • Analizar semanalmente si estamos siguiendo correctamente el plan de acción.

De esta forma, tienes el camino marcado que has de recorrer con los objetivos bien fijados y con feedback constante de lo que estas haciendo bien y lo que puedes mejorar. De repente, sin darte cuenta, estas dentro de una rueda imaginaria donde no hay espacio para excusas o insatisfacciones, simplemente hay disfrute y resultados.

El conocimiento no ocupa lugar y en este caso, es una potente arma para afrontar los momentos de debilidad que nos arrastran a continuar llevando una vida que no nos favorece ni fisica ni mentalmente.

«Pregunta, lee y aprende. Que no te engañen con restricciones innecesarias. Si entiendes la importancia de tener buenos hábitos, no restringes, sino que decides con conocimiento.»

Leave a reply